No esperes heredar un negocio: crea el tuyo propio (y asegura tu futuro)

Contamos qué ocurre por la cabeza de un entrenador personal para tomar la decisión de irse de su puesto de técnico y entrenador personal en el gimnasio de su ciudad para satisfacer sus necesidades en la gestión de clientes y del centro.

Es el momento de contarte qué pasa por la cabeza de un entrenador para dejar el centro deportivo donde trabaja y empezar su nuevo proyecto personal ¡Sí! hablamos de proyecto personal, de montar tu centro de entrenamiento.

“La única manera de tener éxito en la vida es poner aquello que tú sabes hacer mejor que nadie (y créenos –créete-: hay algo que tú sabes hacer mejor que nadie) al servicio de los demás”, Sergio Fernández, del Instituto de Pensamiento Positivo.

El paradigma laboral se ha transformado y todos estamos cambiando o evolucionando con él. Puede que aún sigas con la idea de “trabajo para toda la vida”, o promesas de mejora en el trabajo que tienes; pero el mundo cambia, y ahora su ritmo nos aporta felicidad y estabilidad de otra manera: dirigiendo nuestras acciones, motivando a nuestro equipo y gestionando a nuestros propios clientes.En este sentido, hemos experimentado todas la fases del entrenamiento personal:

  • La fase de agradecimiento, en la que casi casi pagas por entrenar a un cliente. La verdad, si eres bueno, esta fase no dura mucho.
  • La fase de trabajo para toda la vida, en la que ocupas un puesto de entrenador personal en el centro deportivo de tu ciudad y hace que crezca tu ego, porque el sueldo no lo hace nunca.

Es posible que tardes en darte cuenta. Además, tu entorno tampoco acompaña mucho para dar el paso a emprender tu propio proyecto: la familia “se echa las manos a la cabeza” cuando decides dejar un trabajo fijo para toda la vida, y lo que es fijo es que no tienes vida, y el centro deportivo en el que trabajas tampoco está por la labor de dejarte escapar.

“No gracias, así no quiero estar toda la vida.”

Y por fin ha llegado la fase de crear tu propia empresa; el negocio en el que eres el capitán de tu realidad, donde puedes plasmar tus ideas y no tener techo de mejora.

La empresa donde la carrera profesional depende exclusivamente de ti, ser entrenador personal, director técnico o gerente de tu centro de entrenamiento personal.

Tenemos claro que es una cuestión de actitud, pasión y talento. Es lo que te empuja a adquirir nuevas habilidades que mejoren tu negocio, a aprender a diferenciarte en la gestión de clientes, dirigir tu centro y liderar tu propio equipo de trabajo. 

Juan Carlos Cubeiro define el talentismo como, “el régimen económico y social en el que el talento es más escaso y por lo tanto más valioso que el capital.” 

Lo más importante es que tenemos toda la información que necesitas para lanzarte a la piscina de los negocios y, además, triunfar.

¿Te hemos hecho pensar con este artículo? ¡Solo tienes que ponerte manos a la obra! Sano Center te lo pone muy fácil.

Para conocer más información sobre cómo abrir tu propio centro Sano, pincha aquí.