Sano - Blog

Centro de Entrenamiento Personal

Dieta baja en hidratos de carbono, ¿sabías que puede producir ansiedad y depresión?

dieta baja en hidratos de carbono depresión y ansiedad

La perdida de grasa es uno de los objetivos principales que nos proponemos durante todo el año. Deshacerse del peso ganado durante el verano se convierte en tarea indispensable pero, ¿cómo debemos configurar nuestra dieta para que sea saludable, equilibrada y no nos produzca malestar y desánimo? Una dieta baja en hidratos puede producir ansiedad y estrés, ¿por qué?

Para que la grasa sea utilizada como fuente de energía, y así se disminuya, es necesario un déficit calórico mantenido, sostenible y controlado, esto es, que las calorías ingeridas al día sean menores que las calorías que se gastan en nuestras actividades diarias.

Teniendo esto claro, el macronutriente que más suele disminuirse, que no restringirse totalmente, son los hidratos de carbono (HC). Una dieta baja en hidratos de carbono se asocian con síntomas de depresión, ansiedad, angustia, irritabilidad, trastornos del sueño o tristeza, entre otros.

Es por ello por lo que acudir a algún antidrepesivo se hace casi innegociable. Y no hablamos de fármacos. Nos referimos a antidepresivos naturales, como son los anarcados.

Dieta baja en hidratos de carbono, ¡anacardos!

El anacardo es la fuente vegetal más alta en triptófano, precursor de la serotonina, funcionando como antidepresivo natural. Dos puñados de anacardos proporcionan el efecto equivalente a una dosis terapéutica de Prozac. Además, la serotonina juega también un papel fundamental en el sueño saludable, la relajación, los niveles de autoestima y la capacidad de concentración del cerebro.

Pero ojo, para la absorción del triptófano necesitamos la aparición de insulina, la que va a facilitar que la serotonina pueda sintetizarse. Es recomendable acompañar este puñado de anacardos con algún alimento rico en hidratos de carbono, cuanto más sano y limpio mejor, para producir de manera natural la aparición de insulina en el organismo. Una torta de arroz integral, quizá alguna fruta o algún jugo natural pueden ser buenas opciones.

En conclusión, si estás llevando a cabo un entrenamiento con el objetivo de reducir tu porcentaje graso y sigues una dieta baja en hidratos de carbono, introduce dentro de tu plan de alimentación un puñado de anacardos crudos, a poder ser sin mucha sal y dale la bienvenida al “buen humor”.

 

Francisco Izquierdo

Entrenador Personal y Especialista en Pérdida de Grasa

Prueba una sesión gratis 

Comentar