10 claves para una buena gestión de tu centro de entrenamiento

La gestión de un centro de entrenamiento personal requiere esfuerzo y tenacidad. Los múltiples factores internos y externos con los que nos encontramos en el camino pueden convertirse en ventaja o en desventaja, dependiendo de la actitud, la capacidad organizativa y las herramientas que utilicemos en nuestra labor gestora. Con estas diez pautas que te proponemos, la gestión de tu centro será un éxito. ¡Toma nota!


1.    Ten una persona en la que puedas confiar en los buenos y malos momentos. La base del trabajo en equipo es la confianza en tu grupo. Es fundamental rodearse de un buen equipo que mejore y te haga mejorar cada día. Y, por supuesto, con el que disfrutes en todo momento.

2.   Ten un colchón económico. Un proyecto, sea más o menos ambicioso, necesita unos recursos para poder empezar y, todavía más importante: evolucionar con el tiempo. Es muy difícil forzar algunos procesos. Y no lo intentes, porque lo único que conseguirás será frustrarte.

3.    Hacer previsiones.La base de todo buen gestor es la capacidad para prevenir el futuro en, al menos, tres escenarios: uno pesimista, uno realista y un último optimista.

4.   Trata a tus clientes como si fueran tus mejores amigos. Hay que tener cuidado con pasar esa barrera. Una gran calidad del servicio y atención al cliente son unos de los puntos que nos deberían diferenciar.

5.   Nunca dejes de lado la labor comercial. Siempre es importante seguir generando nuevos contactos, nunca te acomodes. Si quiere ser un referente en tu zona, siempre tienes que estar activ@.

6.   Piensa en grande.  Intenta siempre soñar y pensar a lo grande porque será un fiel reflejo de tus intenciones presentes. Los grandes líderes y gestores también empezaron desde abajo, pero no se conformaron con eso y siguieron mejorando.

7.  Sé legal. No generes desconfianza en tu equipo. Si quieres que tu equipo sea legal, nunca les des la impresión de que no lo eres tú.

8.   Tu equipo es tu principal activo. Hay que dejar a un lado la idea de que somos entrenadores individuales y que solo perseguimos nuestros intereses. Si realmente queremos crecer, tenemos que ser capaces de crear un equipo sólido que pueda ayudarnos a evolucionar individualmente.

9.   La imagen de tu centro es fundamental. Ten en cuenta que lo primero que ve un cliente cuando entra es la imagen del mismo. El ser humano se guía muchas veces por las primeras impresiones. No permitas que ésta sea menos que excelente.

10. 
 Aprende cada día de tus errores y anótalos. Todo lo que no se apunta se olvida, es un hecho científicamente demostrado. Y es una de las razones por las cuales el humano tropieza dos veces con la misma piedra. Anota los errores que cometas para saber que no debes repetirlos en el futuro.

¿Quieres más información sobre cómo dirigir tu propia franquicia Sano? ¡Pregúntanos sin compromiso!